Reseña: Tras las cámaras: Dahlia Adler

miércoles, 19 de julio de 2017

Behind the Scenes (Daylight Falls #1)
Dahlia Adler
Ediciones Kiwi - 2017
317 páginas
17,90 €
La mejor amiga del instituto de Ally Duncan, Vanessa Park, podría ser la estrella del nuevo y genial drama adolescente de moda, pero Ally no está interesada en seguir los pasos de su mejor amiga en Hollywood. De hecho, lo único que siempre ha querido es ir a Columbia y estudiar en el extranjero, más concretamente, en París.
Cuando las facturas médicas de su padre amenazan con echar abajo su sueño, Ally accede a ser la asistente de Van en el set de rodaje para conseguir el dinero que necesita.

Pasar tiempo extra con Van resulta divertido y conocer a su compañero y protagonista, Liam, es un bonus añadido.
Todo es idílico hasta que el publicista de ambos actores arregla un encuentro entre Liam y Van para que «salgan» para los tabloides justo después de que Ally se haya besado con él por primera vez. Su acuerdo hará que tenga que decidir qué rol es capaz de interpretar.

Si no puede actuar según las reglas de Hollywood podría perder a su mejor amiga, sus sueños y su primer amor.

No me da ninguna vergüenza admitir que, a veces, me apetecen libros sencillos, con dramas adolescentes y un romance cuco para desconectar y no pensar demasiado.
Pero también me estoy dando cuenta de se me quedan pobres. Eso y que tengo un límite de aguante. No soporto las historias de amor que surgen de golpe y porrazo, ni que todo se solucione rápido y maravillosamente bien, ni que los protagonistas vean problemas donde no los hay.
Y eso es lo que me he encontrado en Tras las cámaras. En vez de ser el libro que necesitaba para pasar un buen rato, me he encontrado con una historia insulsa y no muy bien desarrollada.

La mejor amiga de Ally, Vanessa, es actriz y ha conseguido el papel protagonista de una nueva serie para adolescentes que promete ser un bombazo. Ella, por problemas familiares, decide aceptar la oferta que le hace de ser su asistente y así poder ganar dinero para pagarse la Universidad.
Allí conocerá a Liam, un ídolo de adolescentes que es más que una cara bonita y con el que comenzará algo más que una amistad.
Todos los problemas vendrán cuando, por temas de publicidad, Lian y Vanessa tengan que fingir que son pareja en la vida real.

Así que ya os podéis imaginar lo que pasa. Todo es demasiado predecible, no hay ni un momento en el que haya sorpresas, giros en la trama o cosas que no te esperas. Esto no me molestaria demasiado si estuviera al menos bien contado. Pero todo sucede demasiado rápido y los personajes no están bien perfilados.
Lo que conocemos es de manera superficial, de pasada, sin ahondar demasiado en ningún tema, ni en el romance, ni en los problemas familiares de la protagonista. Y todo lo que va sucediendo, se va arreglando muy convenientemente, casi sin esfuerzo.
Incluso la protagonista es la típica chica casi perfecta: guapa, lista, buena persona, con una familia unida, sin problemas en el instituto... ¡Y para redondear, el actor de moda se fija en ella! ¡Si es que lo tiene todo!
Cierto es que hay algunos aspectos algo dramáticos, pero no llegan a mantenerte en vilo ni con el corazón en un puño, y, siguiendo la línea de todo el libro, acaban de manera más que satisfactoria. Incluso diría que algunas cosas parecen poco creíbles, la verdad. 
Vamos, que Tras las cámaras es uno de esos libros que es todo tan perfecto que da un poco de rabia. 

Como ya he dicho, los personajes son demasiado tópicos y planos. 
Aparte de Ally, está la mejor amiga de ella, Vanessa, que es guapa y tonta, pero leal y buena persona; el mejor amigo de él, que es otro actor sólo preocupado en las fiestas y las chicas, y Liam, el chico famoso, guapo, con dinero, pero listo y que quiere ser algo más que una cara bonita. 
En fin, clichés y más clichés mil veces usados. 

Hay una cosa que realmente tampoco he llegado a entender, y es ¿hacía dónde quería llevar la autora esta novela? Gran parte del tiempo parece la típica historia perfecta para chicas entre 12-14 años, sencilla, muy inocentona. Pero, de repente, algún personaje soltaba ciertas expresiones más típicas de las novelas new adult.
Ha sido algo que me ha dejado descolocada, la verdad, ya que muchas acciones de los personajes no casaban con el tono general del libro. 

En definitva, Tras las cámaras ha sido una decepción. Esperaba una novela entretenida, sencilla y perfecta para desconectar, pero me he encontrado con una historia predecible, sosa, plana y unos personajes nada interesantes. 
Quizá si tuviera unos cuantos años menos la hubiera disfrutado, pero me ha pillado demasiado mayor.

*Con la colaboración de Kiwi*

12 comentarios :

Patri Barrabés dijo...

¡Hola guapa!
¡Qué pena que no lo hayas disfrutado! A mí me pasa como a ti, de vez en cuando quiero algo sencillo, más así, para desconectar... Pero no lo encontraré con esta novela, que igual me pasa también como te ha pasado a ti, y me pilla demasiado mayor jajaja.
Espero que la siguiente lectura vaya mejor, muchos besotesss
Patri B. de Written in the Sand 💖💖

Ma. Catalina Jimenez dijo...

Hola!
Se que está mal decir esto pero ya la portada me decía que era una novela que no valía la pena. Y después de tu reseña veo que definitivamente no la voy a leer. A veces los clichés no me molestan pero que la historia sea tan perfecta y plana le quita toda la gracia.
Saludos, Cati.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Yo también busco este tipo de libros cuando necesito desconectar pero me pasa como a ti, me cansa mucho y me dan rabia las historias en las que el amor surge de pronto y que se resuelva todo perfectamente y cada vez huyo más de ellos. La verdad es que en este ni siquiera me había fijado, y por tu reseña veo que hice bien.
Besos!

Nedyah dijo...

¡Hola! Esta novela no estaba entre mis posibles lecturas y tras tu reseña se va a mantener a sí. La sinopsis ya de por sí no me atraía mucho (y eso que el tema de Hollywood siempre tiene su cosilla) pero había algo que no me terminaba de convencer.
Una pena que haya sido una decepción, pero gracias por compartir tu opinión :)

¡Besos!

Marya dijo...

¡Hola! Lo leí hace algún tiempo y coincido contigo en varias cosas. Parece que la autora pasa por encima de todo, no se mete de lleno en ningún tema. Y luego sí, me ha parecido superficial y muy predecible. Aún así, me resultó entretenido pero esperaba otra cosa. Un besote :)

LadyIsabella dijo...

Hola, he leído reseñas de esta novela y decían que resultaba una lectura entretenida y amena, por tu reseña veo que no te ha gustado demasiado, por lo que no se que hacer, si leerlo o no, así que por ahora creo que lo dejaré pendiente.
Un beso y nos leemos.

The Infernal Books dijo...

No parece mi tipo de libro así que lo dejo pasar :)
Un beso, nos leemos.

Leyna dijo...

No pensaba leerlo porque no me llama nada, y veo que hago bien xD

Un abrazo ^^

Marta RL dijo...

¡Hola!
Pues tenía mis dudas de este libro, pero la portada no me convencía y ya con tu reseña me he aclarado y pasaré de él.
Un beso!

Mary Blue dijo...

Me siento un poco menos señalada sabiendo que no soy la única que disfruta este tipo de libros de vez en cuando jajajajaja pero, al igual que a ti, siento que luego de haber leído cosas más sustanciosas y mejor escritas (clásicos, ficción contemporánea, misterio, etc.) espero inconscientemente mucho más de un libro. Me parece que lo peor de todo es que Tras las Cámaras es sólo la primera parte de una saga que la autora quiere lanzar.
Espero tu próxima reseña, ¡un beso!
PD: Confieso que la portada me hizo pensar que era el libro de algún youtuber, lol.

Mailén (Lectora apasionada) dijo...

¡Hola Saray!
Que pena que te haya decepcionado esta historia... Parecía ser una novela entretenida para pasar el rato pero después de leer tu reseña definitivamente la descarto.
Besos

☆ Sweet & Books ☆ dijo...

Saray, esto mismo me pasó a mí este año con otra novela, no es que cuestione las novelas juveniles ya que es uno de los géneros que leo con frecuencia por la variedad de temas que ellos suelen abarcar, pero sí, definitivamente hay algunos que sencillamente nos hubieran gustado un poco más si los hubiésemos leído estando un poco más jóvenes.
¡Un beso!