Reseña: Dulce despedida - David Nicholls

miércoles, 27 de mayo de 2020

Sweet Sorrow
David Nicholls
Umbriel - 2021
412 páginas
17,50 €
Durante un verano que va a cambiar su vida, Charlie conoce a Fran…

En 1997, Charlie Lewis es el chico que nadie recuerda en la fotografía del instituto. No le ha ido muy bien en sus exámenes. En su casa, se ocupa de su padre, aunque está seguro de que debería ser al revés, y, si piensa en el futuro, lo hace con cierto terror. Hasta que Fran Fisher irrumpe en su vida y, muy a su pesar, Charlie empieza a tener esperanzas.
Pero si Charlie quiere estar con Fran, deberá aceptar un desafío que podría hacerle perder el respeto de sus amigos y que requerirá que se convierta en otra persona. Debe unirse a la Compañía. Y si la Compañía parece una secta, la verdad es aún peor. Al parecer, el precio de la esperanza es Shakespeare.
Conmovedora, graciosa, encantadora y devastadora, Dulce dolor es una comedia trágica sobre el duro camino hacia la adultez y la confusión de la vida familiar, una celebración de la capacidad de reanimar que tiene la amistad y la explosión breve y ardiente del primer amor, al que solo se puede mirar una vez que la llama se ha apagado

Hace ya unos años que David Nicholls pegó el pelotazo internacional con su novela Siempre el mismo día, una de mis historias de amor favoritas.
Ese libro tuvo aquí cierta repercusión, especialmente cuando estrenaron la película, y se publicaron algunos libros más de él, aunque con menor éxito.
Ahora, después de un parón de unos cuantos años, Umbriel apuesta de nuevo por él y nos trae una nueva novela: Dulce despedida, una historia sobre el verano en el que la vida de un adolescente cambia para siempre.

Situada en Inglaterra durante el verano del año 1997, la historia se centra en Charlie, un adolescente que ha terminado el instituto sin pena ni gloria, sin muchas esperanzas de haber aprobado sus exámenes y con unas perspectivas de futuro más bien pobres.
Su vida familiar tampoco le va demasiado bien: sus padres están divorciados y él vive, desde entonces, con su padre, el cual no ha levantado cabeza desde que quebró su negocio.
Pero un día Charlie conoce a Fran y salta una chispa entre ellos y es entonces cuando Charlie decide apuntarse a la compañía de teatro donde está ella y en la que representarán una obra de Shakespeare al final del verano.
Y ese será el comienzo de nuevas amistades, de nuevos retos y de muchos cambios.

Tengo que advertir que este autor no es para todo el mundo. Sus historias suelen tener un ritmo más bien lento y de carácter intimista, centrándose mucho en el personaje principal y, especialmente, en sus sentimientos y pensamientos.
Además, también suele contar muchos detalles del pasado para hacernos entender cómo se ha llegado al punto en el que nos encontramos. 
Por lo que sus libros están más bien orientados a todos los que nos gustan las novelas sobre personajes, en los que las sorpresas o los giros brillan por su ausencia. 
En Dulce despedida, a más, juega con el comodín de la nostalgia, al transportarnos a la adolescencia, a los años 90, al verano, a una época en la que los amigos y el primer amor era lo más importante que había en tu vida.
Pero no todo será idílico, porque Charlie no es un personaje al uso. Charlie es un chaval que lleva un gran peso sobre sus hombros. Le es imposible evitar preocuparse por todo y todos. Y, encima, esperan que cuide de su padre, que está mentalmente inestable.
Demasiada responsabilidad para un chico que debería preocuparse solamente por sacar buenas notas y divertirse.
Todo ello le provoca inseguridad y ansiedad, pero gracias a esa compañía de teatro y a Fran, Charlie comenzará a abrirse y a salir de su zona de confort y, sobre todo, de entrar en la edad adulta.

El mayor problema que he encontrado es que ha habido partes en las que desconectaba un poco. No me aportaba gran cosa el día a día de Charlie con sus compañeros de teatro o, incluso, con Fran, ya que no he visto una gran ni emotiva historia de amor, es bonita, sí, pero no inolvidable.
Además, no la llegamos a conocer realmente, como tampoco al resto de integrantes de la obra, con lo que sus personajes son muy secundarios y con los que no acabas conectando.
Sí que me ha gustado, en cambio, Charlie y toda su situación personal. Saber de él, de su familia, de los problemas que ha tenido durante los últimos años, era lo que me tenía enganchada y lo que más me interesaba averiguar y conocer. Es facil empatizar con él y comprenderle.
Creo que el autor ha sabido reflejar de manera muy realista enfermedades mentales como la depresión o la ansiedad, aunque me hubiese gustado que al final estos temas hubiesen sido el eje central de la novela y hubiese tenido un mayor protagonismo en ella. 

Dulce despedida es un libro sobre la nostalgia del primer amor, de la adolescencia, de aquellos años en los te despides de tu niñez para entrar en la edad adulta. 
Una historia sencilla, sin grandes pretesiones y que quizá no llega a emocionar tanto ni a ser tan inolvidable como otros libros del autor, pero es realista y muy humana.

*Con la colaboración de Umbriel*

14 comentarios :

Lonely Books Club dijo...

¡Hola! Me alegra que sea un libro del que has disfrutado, a pesar de ser un libro sencillo. A mí no me llama especialmente la atención, así que en esta ocasión no creo que me anime.

¡Nos leemos!

Marya dijo...

¡Hola! A mí me dejó bastante indiferente, me aburrió en algún que otro momento y me faltó conectar un poquito más con la historia. Un besote :)

Espe dijo...

Parece una historia un poco densa pero que merece la pena, seguramente me anime a darle una oportunidad. Gracias por la reseña, besos.

Nedyah dijo...

¡Hola!

Me pasó como a ti cuando la leí. Tiene sus partes buenas y es una bonita historia sobre el amor adolescente, pero tiene parte que se me hicieron pesadas y me desconectaban de la lectura.

¡Besos!

Laura fernandez dijo...

Hola!!
Pues la verdad no me termina de llamar mucho este libro, asi que yo creo lo voy a dejar pasar
Pero muchas gracias por tu reseña
besotes

Jardines de papel dijo...

¡Hola!
Pues me gustan mucho los libros de personajes, por lo que en general no tengo ningún problema en leerlos. El caso es que este libro en cuestión no me ha llamado mucho la atención, quizás es que ahora no es mi momento. Igualmente me lo llevo apuntado, por si me animo en un futuro.
Un beso ^^.

Atrapada dijo...

Con lo que disfrutaba de este tipo de libro y llegó un punto en el que perdí todo interés hacía ellos, espero recuperarlo y disfrutar de historias así de nuevo =)

~ Nora ~ dijo...

Yo paso de este tipo de libros prefiero los thrilers, fantasía y horror hahaha. Besos

Mundo Gamusino dijo...

No lo conocía, pero puede que me anime en algún momento.

Saru dijo...

Suena bastante interesante, me gusta lo de que hable mucho de sentimientos y que recree el verano de los 90, ahí la nostalgia me puede xD
Me lo apunto.

¡Besotes portugueses!

Tatiana M dijo...

¡Hola!

Tiene pinta de ser un libro muy interesante, me lo apunto.
Besotes

Irene M dijo...

¡Hola Saray!

No he leído nada de este autor, pero si que pinta muy nostálgico, con todo el tema del verano y del primer amor, ains ^^
De todas formas me suelen gustar bastante las historias intimistas, que se centran mucho en el mundo interior del protagonista y veo que esta es de ese estilo, así que no la descarto :D

¡besos!

adelareads dijo...

¡Hola!
Para empezar, quiero darte las gracias por tu reseña. Tenía muchas dudas con este libro y me las has aclarado.
Como bien dices, al ser lento y centrarse más en los personajes y a mi eso no me gusta, así que lo voy a dejar pasar.
¡Besos!

Ursula dijo...

¡Hola!

La verdad es que solo había visto el libro de pasada y me gustó mucho la portada, para qué nos vamos a mentir jaja, pero no me había parado a leer nada sobre el libro. No sé si me animaré a leerlo más adelante, pero creo que puede gustarme. Gracias por la reseña.

Un beso.